Los protocolos de enrutamiento dinámicos, a diferencia de las rutas estáticas, aprende (como su nombre lo indica) rutas de forma dinámicas.

Estos protocolos, según su funcionamiento y cómo aprenden las redes, son clasificados en los siguientes tipos:

  • Vector Distancia (Distance-Vector, DV)
  • Estado de Enlace (Link-State, LS)
  • Vector Ruta (Path-Vector, PV)

De los cuales solo los dos primeros son utilizados como IGPs (Interior Gateway Protocol, protocolos usado dentro de una red privada, como, por ejemplo, una organización).

En nuestro caso, vamos a hablar de los protocolos vector distancia, sus aspectos generales, como funcionan estos y como aprenden sobre las redes donde trabajan.

Dentro de estos protocolos, se destacan:

  • RIP versión 1 y 2
  • RIPng
  • IGRP
  • EIGRP para IPv4 e IPv6

De estos, con los que ya no se trabaja son RIPv1 e IGRP, los cuales, por su funcionamiento y comportamiento fueron reemplazados por sus versiones mejoradas, RIPv2 y EIGRP.

La principal característica, y la que diferencia los protocolos vector distancia de los otros tipos, es que estos saben de la red solo lo que sus vecinos les enseñan (a diferencia de los Link-State, que saben todo de la red del dominio de su protocolo).

El concepto detrás del nombre de vector distancia, se basa en que los routers aprenden los siguientes 3 datos importantes:

  • La red de destino.
  • La distancia: que equivale a la métrica del protocolo.
  • El vector: que corresponde a cómo llegar a dicha red, donde se encuentra la interfaz de salida y el siguiente salto (next-hop) utilizado para enrutar el tráfico.

Por lo tanto, estos son los parámetros básicos que identifican a un protocolo vector distancia, como aprenden sobre la red, y los datos que aprenden de sus vecinos.

Pero no todo es tan fácil como se ve, si esto funcionará así como así, los routers enseñarían sus redes a los demás routers, y estos volverían a enseñar las mismas redes a los routers que las enseñaron en un principio, lo cual produciría los conocidos loop de capa 3.

Para poder evitar este problema, los protocolos vector distancia utilizan un mecanismo llamado Split-Horizon.

Split-horizon especifica que no se deben anunciar las redes que tengan como salida la misma interfaz que por donde se desea enviar un update de la información de routing.

El siguiente ejemplo explica lo anterior:

  • R1 aprende las redes 192.168.20.0/24 y 192.168.30.0/24 por su interfaz Gi0/0, anunciadas por R2.
  • Al momento de R1 anunciar lo que sabe, este solo enseña la red 192.168.10.0/24, debido que la red 192.168.20.0 y 192.168.30.0 fueron enseñadas por R2 a través de la interfaz Gi0/0, la cual es la utilizada para enviar estos updates de routing.
  • Pero como se puede deducir, tampoco se enseña la red que tiene configurada en su interfaz Gi0/0, debido que esta también cumple lo especificado por split-horizon.

Otro mecanismo de prevención de loops es llamado Route Poisoning.

El envenenamiento de ruta es utilizado cuando es necesario indicarle a todos los routers que una red falló.

Este mecanismo hace que cuando una red falle, esta se vuelve a anunciar, pero su métrica posee valor infinito.

NOTA: la métrica infinita es aquella que especifica que una red es inalcanzable, porque supera la métrica máxima, por lo tanto, estas redes no son puestas en la tabla de enrutamiento.

El siguiente ejemplo, la red 192.168.20.0/24 falla y R2 envía un update de sus redes, pero esta vez la métrica usada en el anuncio es infinita para dicha red (es 16 en RIP). R1 cuando recibe el update cambia su métrica, y elimina la ruta.

Para otros protocolos como EIGRP, la métrica infinita corresponde a (2^32)- 1, mientras que en OSPF corresponde al valor (2^24)-1.